EA

Mamá con EA

Ya sabemos que ser mamá no es una labor fácil y cuando tenemos una enfermedad que no tiene cura no nos queda más que aprender a convivir con ella y tratar de dar lo mejor que podamos.

Yo tengo EA (siglas de espondilitis anquilosante) es una enfermedad invisible para aquellos que no la padecen, incluso para la familia y entorno cercano de quienes la sufren. Por qué? Porque es una enfermedad que visualmente no se nota, pero quienes la tenemos sabemos y vivimos a diario los dolores que muchas veces nos invalidan.

La EA es un tipo de artritis que afecta principalmente a la columna lumbar, esta enfermedad hace que las articulaciones se inflamen y se fusionen las vértebras dejando rígida la columna. No se conocen las causas pero se cree que tiene un factor genético. Pueden imaginar el dolor? Si analizamos la labor de la columna vertebral podemos darnos cuenta de la importancia que tiene para todo el funcionamiento motor de nuestro cuerpo. Pues bien todos los pacientes con EA estamos limitados en nuestros movimientos, unos más que otros, pero nadie lo ve.

Lamentablemente esta enfermedad no tiene cura, podemos tomar remedios que aminoran el dolor y evitan que está enfermedad avance rápidamente pero muchos de estos medicamentos son muy caros y lamentablemente en Chile aún no están dentro del AUGE o de la ley Ricarte Soto (estamos luchando por ello, si nos quieres ayudar firma aquí), así que no nos queda más que aprender a vivir con el dolor y tratar de seguir nuestras actividades diarias.

Pero también soy mamá, de una pequeña torbellino de energía de un año y medio y todos saben que esta es la edad en la que se necesita de una mamá ágil y físicamente apta para satisfacer todas las demandas de una niña tan energética como mi hija.

Despertarse con dolores en tus articulaciones y rigidez en todo tu cuerpo no es algo muy grato. Me lleva entre media a una hora poder moverme desde que desperté, pero mientras tengo compañía a mi lado, mi pequeña saltarina pidiéndome alegremente que la levante. Una vez que lo consigo empieza la rutina diaria, pero ese no es el fin de mis dolores. A pesar que a medida que avanza el día las molestias van desapareciendo, el dolor es mi fiel compañero y me acompaña (aunque mas tenue) hasta la noche.

Vivir con EA o con cualquier enfermedad que te acompañe hace que la maternidad sea un reto aún mayor. El dolor, las incomodidades, los temores y las penas siempre serán tus compañeros de vida, pero cada nuevo logro de mi hija, cada caricia suya, cada beso por la mañana me anima a continuar, aunque tenga que reinventar y reorganizar una vida, ahora en torno a una enfermedad.

Anuncios

2 comentarios sobre “Mamá con EA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s