Emprendimientos

Y si emprendemos?

Cuando decidimos quedarnos en el hogar nos bombardean un sin fin de emociones como la alegría de poder estar con nuestros hijos y disfrutar al máximo el tiempo con ellos pero también el temor de pasar a ser “carga” ante la sociedad. Creo que hoy en día está muy mal catalogada la mujer que decide quedarse en el hogar, es vista como una floja, una mantenida e incluso algunas la “envidian” por todo el tiempo libre que tiene para ella. Ay queridas lectoras, que lejos esta esa realidad de una mamá que decide quedarse en el hogar.

Ser mamá es un trabajo de tiempo completo, no tenemos descanso en ningún momento, ni aún cuando nos escabullimos sigilosamente al baño. Realmente es un trabajo de 24/7 y no sólo somos madres (aunque suene cliché) somos todas las profesiones del mundo (bueno quizá muchas) en una sola persona.

Decidir dejar de trabajar no es fácil, pero yo lo hice porque se que es lo que Dios demanda de mí. Quizá otras madres están motivadas por otros intereses, pero yo lo hago porque se que eso agrada a Dios y porque veo mi labor de madre como una hermosa bendición, única e irrepetible (si, digo irrepetible porque cada hijo es distinto y nos vamos transformado como madres). Tener el privilegio de ver crecer a mi hija, de disfrutar sus sonrisas, de tener mis brazos listos para consolarla y ser testigo de cada logro que tiene, indudablemente es el mejor pago que pueda tener. Pero también soy consciente de que no todas pueden optar por esa decisión y no puedo imaginar lo duro que es para ellas tener que dejar a sus pequeños y salir a trabajar.

Pero a pesar de que soy muy feliz en casa, con todo lo que eso significa, sentía que me faltaba algo. No me gustaba estar ociosa sin poder ocupar mis habilidades creativas. y fue cuando le dije a mi marido: ” y si emprendemos?”. Siempre he sido muy negociante, me encanta la idea de poder crear una solución a una necesidad. Y como mamá sentí importante buscar juguetes que fueran de materiales más naturales que el plástico para estimular a mi hija (que en ese tiempo solo tenía 3 meses) y así surgió Pai Pay abracitos de mamá.

Mi emprendimiento está dedicado a realizar juguetes de tela y algunos otros artículos para la crianza de los más pequeños del hogar. Ha sido toda una odisea embarcarnos en este sueños, ya que coser demanda tiempo y eso escasea en el mundo de las mamá.

Llevamos un año como emprendedores (y digo llevamos porque sin el apoyo de mi familia no hubiese podido sacar adelante este emprendimiento) que con altos y bajos ha sido una experiencia enriquecedora que me ha permitido no solo ser mamá presente si no que darle utilidad al lado creativo que estaba guardado en un rincón de mi corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s